Por Carlos Gonzalez, 13 noviembre 2008

Mañana 14 de noviembre de 2008 se “celebra” el Día Mundial de la Diabetes. Un año más ha llegado el día en que se anuncia a bombo y platillo que es el día especial dedicado a la diabetes en todo el mundo.

Día mundial de la diabetes 2008He escrito “celebra” entre comillas porque no creo que sea una ocasión para celebrar nada. Es un hecho muy triste que cada vez haya más personas diabéticas, y especialmente que estén aumentando dramáticamente los casos de niños con diabetes. A mí personalmente, y con todo el respeto para los que se esfuerzan por cambiar las cosas, me parece un fallo de nuestros sistemas sanitarios y de gobierno. ¿Por qué sino teniendo una tecnología miles de veces más avanzada que hace 50 años, el número de personas sufriendo diabetes sigue aumentando exponencialmente? ¿No se supone que debería ser al revés: mejora la tecnología y ciencia = mejora la salud? Pues parece que no. En este caso mejora la tecnología y la ciencia a la vez que empeora la salud de la gente.

Y yo me pregunto, ¿cómo puede estar pasando esto? La respuesta más obvia que me viene a la cabeza es que quizás nos estamos equivocando de trayectoria. Se intenta controlar (que no quiere decir curar) unos síntomas que no son más que el reflejo, la reacción del cuerpo a una causa, que puede ser variada según cada persona.

Creo que seguiremos “celebrando” el Día Mundial de la Diabetes por muchos años, hasta que no haya un cambio de mentalidad y se dirija la atención científica, sanitaria y política a eliminar y curar la causa real de los síntomas que percibimos como sed, necesidad de orinar continuamente, pérdida rápida de peso, falta de energía … y que llamamos diabetes.

Por supuesto, si queremos llegar allí tendremos que cambiar las cosas desde abajo, el pueblo, porque parece que los de arriba no están dispuestos a sacrificar poder y beneficios económicos por la salud de la gente a la que se supone que representan.

Muchas veces, una suma de pequeños cambios es lo que hace que con el tiempo se consigan grandes cambios. Por ejemplo, el otro día leía que comer frijoles (alubias) es fundamental para contrarrestar la diabetes mellitus y el cáncer porque el frijol es uno de los alimentos que menos elevan la glucosa en la sangre. Se ha descubierto que con el consumo del frijol de manera regular, se logra controlar el nivel de grasas y glucosa en la sangre, además de contribuir a controlar el metabolismo en general, y prevenir de esta manera diabetes y cáncer, dos de las primeras causas de muerte en muchos países (México uno de los principales).

Me parece por lo menos curioso, que en los últimos 10 años ha empezado a extinguirse la tradición que por generaciones había colocado el frijol como un importante alimento en México. Y casualmente (o no tan casualmente) en estos últimos años ha incrementado el número de diabéticos llegando a ser una de las principales causas de muerte.

¿No tendrán algo que ver estas dos circunstancias? ¿No serán estos pequeños cambios que vamos haciendo en nuestros hábitos alimenticios y de estilo de vida los que nos van consumiendo nuestro cuerpo poco a poco? Cada vez comemos peor: alimentos (si aun se les puede llamar así) demasiado refinados, enlatados o listos para calentar. Cada vez nos movemos menos, estando cada vez más horas sentado frente a un televisor, un ordenador, una video-consola o simplemente sentados porque sí. Cada vez recibimos menos vitamina D proveniente del sol, y cuando nos exponemos al sol lo hacemos de manera que nuestro cuerpo se quema (demasiado sol en poco tiempo).

Empecemos por ahí, por hacer pequeños cambios en esos hábitos de consumo y estilo de vida y veremos como nuestro cuerpo nos lo agradece y hace lo que fue creado para hacer: curarse a sí mismo.

Por supuesto, los que ya llevamos años con estos síntomas (a los que muchos llaman diabetes) quizás necesitemos ayuda extra, pero el objetivo es el mismo: curarse, no solo controlar la enfermedad.

Como habréis comprobado, no he querido hablar sobre la cantidad de monumentos y edificios históricos de todo el mundo que mañana se van a iluminar de azul en conmemoración del Día Mundial de la Diabetes, ni de las actividades programadas, porque he supuesto que es de lo que hablarán el 99% de los artículos que aparecerán mañana.

Ya me conocéis, me gusta meter el dedo en la llaga de vez en cuando e ir contracorriente.

No dudéis en dejar vuestros comentarios sobre lo que este día significa, lo que se ha hecho en vuestra comunidad, o cualquier cosa que tengáis ganas de compartir con los demás.

Para los que sepáis inglés, en este enlace podéis ver uno de los videos que han preparado para este día los organismos internacionales. Lo más triste de todo me parece el comentario del niño inglés diciendo que la diabetes es parte de su vida y no puede hacer nada para remediarlo. Decirle a un niño que no hay nada que él pueda hacer para cambiar una situación o circunstancia es como quitarle las alas a un pájaro. Quien sabe, quizás ese niño encontraría de mayor una cura a esta enfermedad si le dejásemos intacta su imaginación, su creatividad y se le enseñase a creer que ES POSIBLE.

Autor: Carlos González

Autor del libro "DIABETES: Un mundo de posibilidades", fundador y administrador de esta web desde el año 2007. Con diabetes tipo 1 desde 1998, ha investigado y probado muchos tipos de tratamientos para controlar su diabetes y comparte todo lo aprendido aquí para que otras personas con diabetes puedan controlar mejor su diabetes y a ser posible, eliminar sus síntomas.

Web del libro: http://libro.curardiabetes.com

¿Qué te ha parecido este artículo? Por favor, evalúalo según tu opinión:
(1 estrella=No, nada, 3 estrellas=Ha estado bien, 5 estrellas=Me ha gustado mucho!)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Se el primero en votar)

Deja un comentario