Por Carlos Gonzalez, 26 agosto 2007

La respuesta a esa pregunta debería ser un “Le pasa que vive en una sociedad que ha perdido el contacto con su creadora y sustentadora: la Naturaleza.

Hoy quiero dedicar el artículo a la importancia de la dieta.
Cada día me estoy dando más cuenta de los beneficios que estoy experimentando en mi cuerpo gracias a una alimentación sana. Solo para mencionar algunas de estas mejoras: disminución de la insulina inyectada a la mitad; pérdida de peso; mejora digestiva y de la consecuente evacuación (ya sabéis, “ir al baño”); el aliento de mi boca ha pasado a ser neutro (es decir, ya no huele); herpes alrededor de los labios que antes tardaban entre 1 y 2 meses en curarse y desaparecer ahora se curan en una semana y desaparecen en dos; claridad de pensamiento y actitud más positiva. Si esto es lo que noto con sólo un mes de dieta, tengo ganas de ver que más mejoras voy a experimentar en mi salud con el tiempo!

Un dato interesante: los pueblos que alcanzan edades más avanzadas (80, 90 ó 100 años), manteniéndose física y psíquicamente bien durante su vida son los vilcabambas de Ecuador, los abjazianos de Asia central, los habitantes de Okinawa en Japón y los hunza de Pakistán. La pregunta a hacerse aquí es, ¿y qué tienen estas culturas en común? Pues que forman comunidades agrícolas, en las que sus dietas giran en torno a las cosechas (centeno, con el que preparan el pan; legumbres, verduras frescas – a menudo crudas -, frutas…) Algunos de estos pueblos, como los hunza del Himalaya también toman productos lácteos y una vez a la semana carne, pero basan su dieta en los vegetales. Además, acostumbran a comer dos veces al día y si comen algo entre comidas suele ser o fruta o chápati (pan). Sus alimentos no están tratados con productos químicos o plaguicidas, y tampoco toman azúcar ni productos refinados (tan normales en nuestra dieta occidental)
Terrazas de los Hunza

Se han hecho estudios científicos donde comprobaron que apenas se conocen casos de infarto, cáncer o hipertensión y su sistema inmunológico resulta casi inquebrantable. No padecen úlceras de estómago, apendicitis ni colitis y guardan un perfecto equilibrio entre la mente y el cuerpo (son reposados y optimistas)
Según los hunza, su vida pasa por tres fases: juventud, época en la que se dedican a la diversión, al juego y al afán de saber; los años intermedios, cuando consiguen el equilibrio personal; y los años dorados, colmados de plenitud y madurez.

Como se ve, hay una diferencia abismal con “nuestros” hábitos alimenticios y actitudes, y como consecuencia nosotros sufrimos los cientos de “enfermedades de la civilización” como las llaman algunos.

Para emular los resultados obtenidos por los hunza los expertos aconsejan: comer poco y sólo cuando tenemos verdadera hambre, masticar bien, no picar entre comidas e ingerir los alimentos con tranquilidad, dormir ocho horas, caminar dos horas diarias, no permitir las ideas negativas, no tomar el sol en exceso, respirar profunda y rítmicamente aire fresco, comer fruta y verdura fresca del tiempo, semillas y frutos secos y comer poca carne. (información sacada del libro “Vivir bien sin comer carne. Alternativas prácticas al mito de las proteínas de origen animal”)

vivir-bien-sin-comer-carne-i0n37740.jpg

Tengo algunas anécdotas interesantes sobre el por qué damos por sentado algunas costumbres alimentarias en Occidente basadas sobre “equivocaciones” o “mal-interpretaciones”. Pero eso será en próximos artículos.

Hasta entonces, mucha salud!!

Autor: Carlos González

Autor del libro "DIABETES: Un mundo de posibilidades", fundador y administrador de esta web desde el año 2007. Con diabetes tipo 1 desde 1998, ha investigado y probado muchos tipos de tratamientos para controlar su diabetes y comparte todo lo aprendido aquí para que otras personas con diabetes puedan controlar mejor su diabetes y a ser posible, eliminar sus síntomas.

Web del libro: http://libro.curardiabetes.com

¿Qué te ha parecido este artículo? Por favor, evalúalo según tu opinión:
(1 estrella=No, nada, 3 estrellas=Ha estado bien, 5 estrellas=Me ha gustado mucho!)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Se el primero en votar)

1 comentario en ¿Qué me pasa, doctor?

  1. María Rojas dice:

    Exelente artículo me gustaría tener más informacion sobre como mantener la la glicemia normal,hasta hace un año era dentro de los normal pero hace unos dias me salió 134 y me preocupe, le tengo terror a esa enfermedad. Gracias.

Deja un comentario